DESCRIPCIÓN DATOS TÉCNICOS LEYENDA ECOSISTEMAS MAPA AUTORES

 

DESCRIPCIÓN

 

     Este itinerario se inicia en el Puerto de La Ragua, la “Ravah” de los árabes (“recogimiento de aguas”). Tomando como referencia el Punto de Información, cruzamos la carretera y tomamos la pista forestal atravesada por una cadena y al llegar al primer cruce, dirección a la derecha; antes del primer kilómetro llegaremos a un punto en el que el camino, que ahora abandonamos, cruzará el Barranco de Maja Caco y tomaremos una estrecha senda paralela al cauce siguiendo las marcas del sendero de pequeño recorrido (amarillas y blancas) por la margen izquierda en el sentido ascendente de la marcha, hasta llegar a la loma o vertiente de aguas.

 

    Llegamos a un camino que seguiremos loma arriba hasta llegar al Morrón del Hornillo donde encontramos unos mojones de hormigón que delimitan los montes públicos de Nevada y Aldeire, además de unos increíbles paisajes. 
 

  Continuando por la vertiente en dirección al Morrón Sanjuanero, aproximadamente a un kilómetro desde el Hornillo, nos desviamos a la izquierda procurando mantener siempre la misma altitud y bordear el Morrón Sanjuanero hasta divisar unos impresionantes roquedales llamados las Piedras del Sabinar desde las que se divisan dos Arroyos que confluyen en el paraje conocido como el Horcajo. Descenderemos en zig-zag con cuidado hasta este punto, y después iremos por la margen del Río Laroles 1,2 Kms. En este punto, y a unos 2000 m. de altitud, se deja el Río a nuestra derecha y empezamos a llanear hasta llegar a la pista de los Corrales que seguiremos ya entre pinares hasta llegar muy cerca del Mirador, cogiendo siempre el camino a la izquierda. 


Desde éste mirador natural podemos contemplar, enfrente, África (en los días claros), el mar Mediterráneo, la sierra de Gádor, el Picacho y el tajo de Barjelí; a la derecha, el Chullo con el característico nacimiento del barranco del Hielo; a la izquierda, el Morrón Sanjuanero, y debajo, el barranco del Hornillo y el cortijo del Hornillo. Continuamos la marcha por la pista hacia el Barranco del Hornillo, que posee unas impresionantes chorreras, donde abunda el agua, prados, roquedos y piornales plagados de endemismos y todo ello acompañado por bonitas cascadas que salvan un desnivel de más de 100 metros. Por una suave pendiente seguimos por el camino del Hornillo hasta volver al punto desde el que partimos en el Puerto de la Ragua. 

DATOS TÉCNICOS


La duración estimada del recorrido es de una jornada (6-7 horas de media). 
La longitud es de aproximadamente 20,5 Km. 
El nivel de dificultad es medio-alto dependiendo de las condiciones climáticas y la época del año. 
Se requiere para la realización de este itinerario de una buena experiencia en montaña, condiciones físicas aceptables, e ir acompañado de un guía.


LEYENDA

ECOSISTEMAS

En el Itinerario ecológico del Puerto de la Ragua podemos apreciar una excelente muestra de la diversidad de los ecosistemas de Sierra Nevada. Desde la misma salida podremos distinguir, entre los siguientes:

PRADOS, BORREGUILES Y CHORRERAS Cuando el agua no drena normalmente y se acumula, aparecen unas condiciones ecológicas especiales de hidromorfía permanente que hacen que las plantas que viven en ellas estén adaptadas a vivir con las raíces en permanente contacto con el agua; son los prados y borreguiles (depresiones llanas) o las chorreras (surgencias de agua), típicos de la zona alta de Sierra Nevada. Se trata de unos pastizales vivaces de pequeña talla y de estructura muy densa cuya composición florística varía con el grado de encharcamiento, aunque siempre aparecen gran cantidad de especies endémicas.

PINARES DE REPOBLACIÓN Son formaciones artificiales, monoespecíficas (Pinus sylvestris, Pinus nigra y Pinus pinaster son las especies más utilizadas) y muy densas que acaparan la mayor parte de la energía solar y producen una gran acumulación de hojas, con la consiguiente acidificación del suelo y falta de aporte de elementos fertilizantes; esto, junto a las técnicas destructivas de las plantaciones (abancalamientos) hacen que los estratos de hierbas y arbustos estén muy mal desarrollados.


ENEBRALES Y PIORNALES Son formaciones normalmente densas constituidas por plantas de porte almohadillado y ramas intrincadas y espinosas, perfectamente adaptadas a las condiciones climáticas de la alta montaña donde se presentan: temperaturas muy bajas, peso de la nieve, fuertes vientos, sequía fisiológica, etc. Entre los claros de estas formaciones y en lugares especialmente desfavorables, aparecen pastizales vivaces representados por especies graminoides de hojas duras y punzantes, también perfectamente adaptadas a las adversas condiciones climáticas de la alta montaña.

CASCAJARES O CANCHALES Los cascajares o canchales, aparentemente carentes de vegetación, son muy ricos en especies vegetales endémicas adaptadas a vivir en este inhóspito ambiente, donde las lajas se desplazan siguiendo el plano de inclinación y el suelo está muy poco desarrollado. Las adaptaciones de las plantas a este medio son raíces largas y ramificadas que mantienen a la planta sujeta al escaso suelo, hojas casi crasas y tallos frágiles que se parten en la intersección de la raíz y ésta produce nuevos brotes tras el corrimiento de las lajas.

TAJOS Y ROQUEDOS En los tajos y roquedos, las plantas ven limitado su crecimiento a las fisuras e intersticios de las rocas; el medio es muy hostil, debido a la gran exposición al frío, al calor y a la sequedad; las plantas que lo colonizan buscan la falta de competencia con otras especies, ya que son comunidades muy abiertas y de escasa cobertura. Muchas de estas plantas son endémicas y de origen muy antiguo.


ENCINARES Los encinares que han sobrevivido hasta nuestros días son unas comunidades formadas casi exclusivamente por “encina carrasca”, relativamente altas y de copas más o menos cerradas que dejan crecer en su interior un rico estrato de arbustos, la mayoría de los cuales aún son de carácter heliófilo, que protegen a un estrato de hierbas bastante empobrecido; por las plantas leñosas trepan algunas especies lianoides.

MAPA